SHARON DE LA ROSA


Mi nombre es Sharon de la Rosa, tengo 24 años de edad y 4 de ellos viviendo en Madrid y es donde he hecho la carrera universitaria. Actualmente estoy terminando el cuarto año del grado de Nutrición Humana y Dietética en la Universidad Complutense de Madrid. 

Inicialmente comencé mis estudios en Venezuela pero debido a la situación del país decidí partir. En España me encuentro muy a gusto porque la gente me ha tratado muy bien y eso se agradece cuando te toca estar en otro país. Nací en Alemania y a los pocos años nos fuimos a Caracas y ahí es donde viví hasta los 19 años. Toda mi vida he practicado deporte, desde Natación, Gimnasia, Volleyball, Volleyball de playa, Atletismo y algunas otras disciplinas, teniendo así la oportunidad de representar a mi país en varias oportunidades en el extranjero. También he jugado durante los cuatro años de la carrera para el equipo de Volleyball de la Universidad. 

Me considero una persona muy dispuesta a trabajar y me gusta hacer las cosas bien, siempre con humildad de frente y si puedo ayudar a los que están a mí alrededor, más aún. Para mí una de las cosas más importantes es la actitud ante las situaciones y adversidades. Me gusta mucho perseverar para alcanzar las metas que me propongo. Soy una persona muy positiva, me gusta bailar y disfrutar mucho cada minuto que me da la vida. Con respecto a la nutrición, creo que mi personalidad está muy vinculada a esta profesión, ya que me gusta mucho ayudar a las personas en cualquier aspecto. Ahora, que tengo un conocimiento más profundo en la materia (Nutrición), puedo compartirlo con las personas que lo necesiten. 

Para mí la alimentación siempre ha sido importante, sobre todo para los deportes que practiqué y para el que aún practico. Desde pequeña en casa siempre tuve una alimentación muy buena, balanceada pero sobre todo con buenos hábitos y he podido saber llevarlo hasta hoy. Me parece fundamental tener unos correctos hábitos de alimentación para poder transmitirlo a las nuevas generaciones. Actualmente debido a la vida tan agitada que tenemos, todo lo que es la comida casera, en familia o acompañados se ha ido perdiendo y esto ha llevado a que se recurra a los sitios de comida rápida que al final no nos nutren y desencadenan muchísimas enfermedades crónicas. Por otro lado también se ha perdido ese compartir en casa. 

Por esas razones y muchas más, me parece muy importante, como futura nutricionista, poder educar a las personas para llevar una alimentación más saludable y una mejor relación con la comida. Es ella una de las razones por las cuales quiero formar parte de nuevos proyectos relacionados con la nutrición. Quiero seguir formándome y así poder ofrecer a mis futuros pacientes información más actualizada sobre los temas que se van a impartir